eltoque_logo

envejecimiento

Cuido60 y elTOQUE convocan a concursos de fotografía y cuento para adultos mayores
En ambos casos podrán participar todos los cubanos interesados —vivan en Cuba o no—, con hasta dos productos originales e inéditos. Se seleccionarán doce finalistas cuyas obras formarán parte de un libro y se publicarán también en redes sociales.
Este mapa, a modo de directorio, permite geolocalizar instituciones, iniciativas y programas destinados a personas de la tercera edad en Cuba o sus cuidadores.
El diagnóstico de una madre como paciente de Alzheimer, marca para su familia el inicio de un intenso proceso de información y aprendizaje sobre la enfermedad, así como los vericuetos y desafíos para «navegar» en el sistema de servicios de apoyo para pacientes y familias.
Cuido60, Observatorio sobre el Envejecimiento, Cuidados y Derechos en Cuba tiene el objetivo de promover cambios en políticas públicas que ayuden a mejorar la situación de las personas mayores en Cuba, sus derechos y los de sus cuidadores.
Mi madre solía repetir este dicho, muy común en Cuba, “llegar a viejo es la última carta de la baraja”. ¿Qué implica entonces envejecer como mujer en Cuba? ¿Por qué es relevante que hablemos de la vejez y las mujeres? ¿Cuánto importan los cuidados en esta etapa de la vida?
El 15 % de los adultos mayores en Cuba viven solos. Esta es la historia de un anciano de 80 años cuya rutina cambió drásticamente con la pandemia.
Este es un testimonio reconstruido a partir de muchos mensajes de chat; un retrato de personas mayores que madrugan para hacer una compra limitada una vez al mes en medio de la pandemia y de nuevas nomenclaturas burocráticas.
Felicia tiene 71 años y vende libros en un cuartico de la calle Carlos III. La pandemia y la crisis han afectado su pequeño emprendimiento por el encierro y porque “la gente no tiene dinero para comprar libros”.
Desde que comenzó la pandemia en Cuba, en marzo de 2020, cada vez que uno de mis amigos adultos mayores como yo me visita, me dice estas palabras: «A veces me dan deseos de llorar».
En su sala, ambientada con la voz de Frank Sinatra, libros y diplomas por sus años de ingeniero pecuario, apenas caben los tres sillones y el sofá. Allí mismo Ibrahim esperaba el almuerzo que le traían a casa como parte del Sistema de Atención a la Familia (SAF), durante los primeros tiempos de la pandemia de COVID-19.
“Tu mente puede ir por donde tú quieras; pero al final, a tu entorno el número le pesa más que a ti misma. Hay cosas contra las que no puedes luchar; son molinos de viento que no se pueden vencer.”